Vuelta a casa

agosto 18, 2008 at 1:58 pm (Estados de Ánimo)

Abro la puerta y un viento helado roza mi cara y hace ondear mi pelo, enredado por las esporádicas siestas en posición no muy correcta. Entre mi brazo derecho y mi costado sostengo un cojín. Siempre que puedo llevarlo en mis viajes, lo hago. Funda de color salmón que, en un arrebato artístico, fue decorada por mi abuela a punto de cruz, formando así un gato en el centro rodeado de las letras del abecedario. Es un sitio mullido en el que poder apoyar mis pies cuando duermo, costumbre bastante aplaudida por algunos médicos, los cuales dicen que eso fomenta una mejor circulación de la sangre. Este hábito comenzó cuando yo tan sólo tenía seis años y me rompí la tibia izquierda. A raíz de esto, me recomendaron tener siempre los pies en alto, incluso cuando durmiera. Tanto me gustó la idea que, diez años después, continúo usando el tan preciado cojín. Aunque, si he de ser sincera, la mitad de las veces acaba tirado por los suelos. Siempre me han dicho que soy una “culo inquieto”. Eso debe de ser, sí. Cuando se deshilacha del roce de mis pies, mi abuela me lo retoca de buena gana y otra vez como nuevo. Es lo bueno de tener una manitas en la familia. De mi espalda cuelga una mochila a cuadrados blanca y negra. Tanto es así, que cuando ando, va dando tumbos y cae una y otra vez donde la espalda pierde su buen nombre.

Me dispongo a bajar el par de escaleras de la caravana y, de un salto, piso el asfalto de la carretera que permite el acceso a mi calle. Llevaba doscientos sesenta kilómetros sin pisar suelo firme, desde que paramos a un paseo de Burgos, hacia las nueve de la noche, para cenar y hacer que mi padre descansase para el último tramo. Llevábamos ya recorridos unos setecientos kilómetros bastante largos, desde Poitiers, en Francia. Mi madre por entonces apostaba por la idea de quedarnos a pasar la noche. Yo, sin embargo, aunque caía en la cuenta de que mi padre estaba cansado, deseaba como lo que más llegar a mi casa y tirarme en mi cama para dormir, por fin, de un tirón. Levantarme a las tantas y en la noche, disfrutar de las fiestas locales.

Son casi las tres de la madrugada y sí. Ya he pisado Leganés. Y nada me gusta más como sentir que he vuelto a casa, después de casi dos semanas viajando por los Países Bajos y parte de Francia, sin mantener contacto con nadie que no fueran mis padres y algún que otro español perdido por esos lares. Conversaciones tipo: vengo de nosédónde y el GPS me dice que aquí hay un camping, pero nada de nada… o, si no: ¿buscas una chocolatería? Ahí en frente tienes una. Y nada disfruto más que conectarme al Messenger después de esos días, bonitos pero interminables, y encontrarme con que la gente -quien dice gente puede referirse a una o dos personas- me abre conversación para decirme que me ha echado de menos y que qué me cuento. Siempre reconforta saber que el sentimiento es recíproco.

De nuevo en casa.

Permalink Dejar un comentario

Verano, verano…

julio 17, 2008 at 12:00 pm (Estados de Ánimo)

La verdad es que me pongo a pensarlo y sí, este está siendo el mejor verano que he tenido nunca.

Cuando empezaron las vacaciones me temía un verano de estar en casa todo el día metida, medio depre pensando en cosas en las que no debería… las cuales me llevarían a rayarme y demás. Pero no. Me estoy dando cuenta de que hay varias cosas que me están favoreciendo en este verano: haber conocido a ciertos seres alcalaínos, llevarme tan bien con Tania y que hayan venido mis amigos de Valencia y mi amiga de Albacete. Pero no sólo hablemos de presencias, sino también de ausencias. Cosas de la vida han querido que este verano tenga relación nula -ni siquiera por Internet- con las personas que me putearon, como ya conté en otro post. Tengo quien me de alegrías, pero a la vez carezco de personas que me las quiten. Lo cojonudo es que yo ni me acuerdo de ellas -sólo para maldecirlas un rato y eso-, pero lo más seguro es que ellas sí se acuerden de mí… y me echen de menos.

Y estoy feliz, lo estoy. Y es que ni yo me lo creo… creo que mi nueva etapa comienza de putísima madre -y perdón por la expresión, pero no tengo otro modo de expresarlo-. Espero que la cosa vaya a mejor -si cabe- cuando comience en mi nuevo instituto. Uuuf…

Quizás mis últimos posts den la sensación de ser totalmente contrarios -y es que son así-, sólo espero no volver a tener otra actualización como la anterior.

Permalink Dejar un comentario

Ánimos nulos

julio 11, 2008 at 4:07 pm (Estados de Ánimo, Filosofadas caseras)

Llevo unos días que no sé qué me pasa. Me siento como desganada. Quizás podríamos llamarlo “bajón”, pero no creo que sea el término más adecuado, ya que triste no me siento. Simplemente me doy cuenta de que mi vida es monótona -aunque a veces hay que dar gracias a la monotonía-. Me doy cuenta de que no tengo motivos por los que levantarme cada mañana, no tengo un objetivo en mi vida -podría decir que sacarme una carrera bla, bla… pero no me refiero a ese tipo de meta-.

Todo el mundo desea ser feliz en la vida, pero eso es un objetivo demasiado abstracto… ¿qué es lo que realmente necesitamos para ser feliz? Un motivo por el que vivir… y no sentir que cada día pasa inexorablemente, porque tiene que pasar y punto. Ya que el tiempo no se para, no entiendo por qué no aprovecharlo.

Para mí la felicidad es encontrar un modo del que aprovechar tu vida… sin tener por qué pensar qué pasará mañana, sin sentirte vacío. Pero yo me siento así: vacía. Ahora sólo falta encontrar el modo de sentirme llena… y por lo tanto feliz. Sentir que has nacido por algo, para hacer algo. Sentir que eres útil a alguien, para cualquier tipo de finalidad, o simplemente le haces feliz con tu mera existencia.

Últimamente estoy meditabunda… debe de ser el calor, que me afecta. Sí. Debe de ser eso.

Ánimo y ganas de nada totalmente nulas. Esperando a que algo me los devuelva.

Permalink Dejar un comentario

Marionetas

julio 6, 2008 at 9:56 pm (Filosofadas caseras, Paranoias)

El comportamiento humano es muy complejo. Tanto que ni nosotros mismos sabemos explicar el por qué de nuestros actos. El mejor ejemplo para explicaros lo que quiero decir es el estado en el que se encuentra una persona enamorada. Probablemente tú, que estás leyendo esto, te hayas enamorado alguna vez o incluso todavía lo estés.

El mito de que se puede cambiar a las personas tiene una mitad de verdad y otra de mentira. Sí, se puede cambiar a las personas, pero no voluntariamente; únicamente si esa persona se ofrece a cambiar sin saberlo ella misma. Quiero decir… si una persona te gusta, puede incluso cambiarte. Hay gente que cuando habla con “esa” persona se pone nerviosa, otros hablan más, algunos lo hacen menos… y el cambio es bueno o malo depende de la persona que lo mire.

A veces, ante los actos de nuestra media naranja, respondemos con un acto que, probablemente, con otra persona para nosotros sería inimaginable cometer. Y siempre, siempre responderemos igual ante ese acto, incluso hasta el punto de sentirnos estúpidos y pensar: “¿qué cojones hago? esto no es típico de mí.” Esa persona nos ha cambiado, para bien o para mal, pero lo ha hecho. Cuando te percatas de todo esto, ya es demasiado tarde para evitarlo e intentar ser “tú mismo”, pues has llegado a un punto en el que para ti es totalmente necesario reaccionar así, aunque intentes eludirlo, lo haces… y lo haces porque te lo pide tu cuerpo, tu corazón… o lo que sea.

Frustra, frustra y mucho cuando el corazón te pide hacer algo pero tu mente piensa que esa persona no merece ese trato, ya que tú no recibes la respuesta que esperas por su parte. Pero sigues sin poder evitarlo, y sigues llamándote “estúpido” hacia tus adentros por haberte fijado en la persona equivocada. En esa persona que te ha cambiado, que te maneja involuntariamente. Y piensas que, probablemente, si él o ella supiera todo lo que ha significado en ti, en tu forma de vida… quizá llegase a sentir lo mismo.

Permalink Dejar un comentario

Hablemos de Hip Hop 2.0

julio 6, 2008 at 2:22 pm (Música)

Después de la introducción que hice un día 23 de Abril -sí, allá por el Pleistoceno-, me propongo a desarrollar el motivo por el cual la hice. La gente que no está metida en el mundo del Hip Hop lo más probable es que no conociese lo que conté en esa entrada. Sin conocer estos “pequeños” detalles, es imposible entender la historia de esta cultura, la cual es corta, pues surgió entre los años 60 y 70. En esta segunda entrega os explicaré los orígenes de los cuatro elementos.

Se podría decir que se dio lugar a esto en el barrio del Bronx, en Nueva York, donde eran frecuentes las fiestas callejeras acompañadas de soul y funk. De aquí, los DJs aislaron la percusión de las canciones y la extendieron, haciéndola así más bailable. Esto, junto con la ayuda de los inmigrantes jamaicanos, dio lugar a un Rap -recordemos, no es lo mismo que Hip Hop- “primitivo”, por así decirlo. A consecuencia de esto, se formó la figura de “Master of Ceremonies” -MC-, que pasó de presentar y animar las exhibiciones de los DJs en sus platos, a recitar sobre los beats -ritmos del Rap- con textos cada cual más ingenioso. A su vez se comenzó a bailar, creando el Break Dance y el término Break Boy, más comunmente usado como B-Boy.

Antes de empezar a surgir esta cultura, ya existía el Graffiti, pero no comenzó a considerarse parte del Hip Hop hasta el año 70-71, cuando la “ciudad de los graffitis” dejó de ser Filadelfia, dejándole paso a Nueva York; en la que la gente firmaba con pseudónimos y nombraba así a crews -grupos de rap- o grupos de breakdancers.

Permalink 1 comentario

Regreso al futuro II

julio 5, 2008 at 10:07 pm (Uncategorized) ()

Después de tanto tiempo, me animo a volver a escribir. Por fin puedo volver a sentir el ruido de mi teclado, ¿o debería decir sonido? La verdad es que a mí nunca me ha parecido un sonido desagradable. Es más, me gusta.

Llevo un tiempo usando el ordenador portátil de mi padre ya que la pantalla del mío murió. Hoy me han comprado una pantalla nueva y estoy más feliz que un niño con un juguete nuevo.

He de decir que el vacío de este blog -no muy percibido, ya que me apuesto el cuello a que nadie lee esto- no se ve roto por un ataque repentino de inspiración, pues sigo sin saber qué publicar… pero algo dentro de mí me dice que estoy empezando algo nuevo. Siento que mi vida está cambiando, y lo hace antes de lo previsto.

Siempre he pensado que las cosas te tienen que venir, sin buscarlas… aunque las necesites mucho, ya que si te desesperas e intentas forzar las cosas, te terminarás quedando con lo primero que pase y no con lo mejor. Las cosas que surgen y llegan de imprevisto suelen ser mejores y más duraderas… digamos que son cosas del destino, para quien crea en él.

La verdad es que, a pesar del tenso ambiente que en mi casa se respiraba hasta hace poco, el estar medio enferma y aburrirme a veces como no os lo imagináis… estoy feliz. Sí, estoy feliz. Siento que tantos malos tragos pasados han merecido la pena. Siento que me han dado experiencia y, con ello, madurez. Siento que todo este tiempo pasándolo mal… me va a llevar a una recompensa. Lo siento y espero no equivocarme.

Una cosa que espero es continuar actualizando un poco el blog… porque desde luego, soy lo más perro que hay sobre la Tierra.

Permalink Dejar un comentario

Hablemos de Hip Hop 1.0

abril 23, 2008 at 7:08 pm (Música) (, , , , , , , , , )

Me he propuesto aclarar algunos conceptos sobre el Hip-Hop y explicar sus raíces, pero antes deberíamos aclarar algunos conceptos. En la segunda parte ya estará la parte densa de verdad.

Antes que nada, me gustaría aclarar la diferencia entre Rap y Hip-Hop. Es una duda que todo el mundo que no está muy enterado de esto no lo sabe. Y yo no lo sabía hasta que me empecé a interesar por esta cultura. El Hip-Hop es la cultura, que agrupa los cuatro elementos: Break dance (B-boying), DJing, Graffiti y MCing. Quizás el que quede menos claro sea el último, ya que no se considera a un cantante de Rap como MC, sino como rapper o rapero. Esta abreviatura viene de “Master of Ceremonies” (Maestro de Ceremonias), ya que eran los que siempre animaban al público en las exhibiciones de DJs. Sabiendo esto, se puede explicar que el Rap es la música que hacen los MCs. Hip-Hop es la cultura, y el Rap la música que está dentro de ella. Algo más para el coco.

El Break dance o B-boying es la danza del Hip-Hop. Una danza bastante acrobática y muy urbana. Lo típico es aprenderla con los colegas en plena calle, ya que es una cultura urbana la que se está practicando. A todos nos viene a la cabeza el típico zumbado que empieza a dar vueltas sobre la cabeza, aunque hay movimientos mucho más impactantes sin necesidad de poner en peligro tus neuronas (no al menos cuando te salga bien). Los que particularmente me llaman más la atención son los freezings que viniendo del inglés freeze (congelado), ya se intuye algo. Trata de quedarse, digamos, “suspendido” en el aire en una posición concreta durante un tiempo más o menos largo apoyándose sobre cabeza y brazos o brazo, o únicamente sobre un brazo o ambos. Al llamarse también B-boying, se les considera B-boys o B-girls a los que practican Break, pero también a los que siguen algún movimiento del Hip-Hop o simplemente les gusta el Rap.

B-boy o Breaker

A los DJs los conocemos todos, los más allegados al Hip-Hop y los menos, ya que no es la única cultura donde se encuentran. Ya sabéis a qué me refiero. Casi ni merece la pena explicároslo, pero lo haré muy sintetizado. Los DJs manejan una mesa de mezclas con dos vinilos (iguales o diferentes) y con ellos hacen scratches, que viniendo de scratch (rayar) se sabe más o menos de que se habla. Adelantar y atrasar el disco con los dedos varias veces para que suene repetitivo. Además de usar los típicos botoncitos de las mesas de mezclas, lo cual ya se escapa de mi alcance.

DJ

Por último, tenemos el graffiti. Y no, no me refiero al “graffiti” (por decir algo) guarro del gamberro del bajo. No me refiero al típico graffiti del niñato que sólo lo hace porque no puede soportar ver una pared blanca. No. Los hay que realmente son obras de arte, pero con todas las letras. Siempre he creído que la magia de los graffitis es que sean ilegibles y tener así una excusa para tirarte muchísimo tiempo mirándolos a ver si lo adivinas. Es una táctica para poder apreciar cada sombra, cada brillo, cada color…

Graffiti

Bueno, si no os gusta el Rap, o el Hip-Hop en general, no creo que esté de más leerse esto, porque es “cultura”, no general, pero es cultura. El saber no ocupa lugar, ¿o sí?

Más información en la siguiente entrega ^^

Permalink 1 comentario

El primer paso

abril 18, 2008 at 4:34 pm (Uncategorized)

Hace unos pocos días di el primer paso para cambiar, ligera o bruscamente, aún no lo sé; mi vida.

Mis padres aborrecen el tema, y entiendo que ya estén hartos de él. Quizás me haya convertido en una paranoica o esté siempre a la defensiva, pero la verdad es que tener una cierta vista para y uso de razón con la gente me hace pasarlo mal. Creo que el valorar tanto la amistad -cosa que nunca me ha sido entregada- y el conocer a gente que no vale una mierda, es como un cóctel molotov para mí.

Ya en primaria las niñas más mandonas me manejaban a su antojo. Cualquier cosa que dijera o hiciera que no les conveniese, me decían lo típico de: ya no soy tu amiga. Y yo, desconsolada, me iba a la esquina más cercana a llorar. Pero el verano de 4º a 5º de Primaria me dio un lapsus y decidí que eso no volvería a pasar. ¿Gilipollas? Tú más.

Me apunté con los chicos a jugar al fútbol en los recreos junto con otras dos chicas, las cuales nunca se juntaban con mi anterior grupo de amigas, ya que estaban ocupadas en eso, en jugar al fútbol. Las cosas me iban mejor en el plan en el que todas y todos me respetaban y no se metían conmigo. En 6º salíamos ya un grupo de chicas y de chicos. Pasamos al Instituto. 1º de ESO y todo cambia. Nos separan, y los grupos de antes se dividen. Me apuntan a mecanografía. Todos los días una hora, lo que me evitaba poder salir los viernes. Una del grupo se enfada conmigo por ir detrás de ella como un perrito faldero y me humilla y requetehumilla para que la pida perdón por algo que ni yo entiendo. Al final se cansa y termina siendo ella la que me pide perdón a mí. Bronca semejante en el segundo trimestre, con igual final. En el tercer y último trimestre, ya finalizándolo, convenzo a mis padres para perder mecanografía y salir una tarde. La gente con la que me iba me dice que no, que no vaya porque me piensan hacer boicot y salir corriendo para yo ir detrás. Poco después, la chica de las broncas, se conecta al MSN. Estaba con otra, una con las que un par de años antes yo jugaba al fútbol. Me espetan un repentino tenemos más amigos que tú, a lo que yo contesté: sí, pero no son de verdad. Bronca al día siguiente en el Instituto para explicarles lo que quise decir. Ni mú, ni mú. Toda la clase se pone en mi contra y me aísla. Nadie me habla.

Segundo curso. La de las broncas me empieza a hablar, pero la que estuvo con ella en el MSN tarda como seis meses en hacerlo. Las cosas cambiaron y me junté con una chica que entró nueva en primero, con la esperanza de encontrar a una buena amiga. Nos fuimos ella y yo con esta última chica y empezamos a salir las tres. Todo fue bien hasta tercero. Estábamos los de la vieja escuela juntos, y podía ir hablando con unos y con otros. Todo estaba bien.

En cuarto curso se quedan la mitad atrás, y únicamente pasamos las tres que salimos juntas. Se añade una nueva en clase, repetidora en tercero y muy listilla.

Nos dicen de ir de excursión a Jaca de fin de curso a esquiar. Muy emocionadas fuimos las cuatro que he nombrado antes. Los cinco días que estuvimos los puedo definir con una única palabra: horribles. A todo esto, la chica que vino nueva a principios de secundaria pasó de parecer una imparcial y una pava, a ser una imbécil que se pasaba muchísimo conmigo después de que yo la apoyase cuando no conocía a nadie en el instituto. Las dos con las que salía y la repetidora se hacen eternas enemigas mías y me hacen la vida imposible sacándole punta a todo lo que digo o hago y mofándose de mí, llegando hasta el punto de permitir que uno de los chicos se escondiera debajo de la cama que estaba enfrente de la mía en la habitación del hotel, justo cuando yo salía de la ducha y me vestía en el cuarto. Incluso doblaban las patas de mi cama plegable, y se ponían enfrente a hacer como que veían fotos en la cámara, para que cuando me sentase y me pegase la hostia; se pudiera grabar y reírse un poco más de mí si cabía.

Todo esto me hizo meditar la decisión de cambiarme de Instituto a probar suerte. El martes eché el papel de reserva de plaza en el IES María Zambrano, un instituto de mucho prestigio aquí. Nadie sabe nada. Se enterarán hacia mediados de Septiembre, cuando vayan a la presentación y no me vean ni físicamente ni en las listas.

Siento el tocho, no creo que nadie se lo lea, y ni si quiera sé por qué lo publico en el blog. Quizás porque me apetece escribir, porque necesito desahogarme o porque quizás sea útil tener algún testimonio amplio de mi situación para, quién sabe, poder demostrárselo a alguien que quizás pudiera rechazar este comportamiento hacia mí… alguien que quizás me tenga algo de estima.

Permalink 1 comentario

No sólo el que se va, muere

abril 13, 2008 at 3:57 pm (Uncategorized)

La mañana es preciosa. El olor del fresco bosque me alimenta de energía. Parece que llevo buen ritmo, llegaré pronto. ¡Ojo! Se acerca “la curva”. Pedaleo por “la curva” con el gran respeto que siento hacia ella. Es una mala curva. A medio camino de superarla y por el carril opuesto, entra en escena una motocicleta y sus dos ocupantes. Parece haber perdido la trazada. Viene hacia mí. Varío mi trayectoria para liberarme de lo que hubiera podido suponerme un enorme impacto. Lo consigo. Ellos no.

El más horrible estruendo inunda mis oídos. Dirijo la mirada con el horror ya en mis sentidos. No es una pesadilla. Han colisionado de frente con la furgoneta que me seguía. Dos cuerpos tumbados. Inmóviles. Un hilo de miedo carmín brota de uno de los cascos y con rapidez cruza la carretera de lado a lado. Uno de los cuerpos se incorpora, mira a su compañero, novio, marido, hermano, amigo, quién sabe. No sé qué hay en esa mirada. Sólo sé que no la olvidaré nunca. Silencio dentro del pánico. Exclamo a los otros conductores para que se detengan. Llamo al 112 rogando ayuda. Ignoro cómo ser más efectivo. Me tiemblan las piernas. Mi corazón late con fuerza.

¿Qué más puedo hacer? ¿Donde está la ambulancia? La impaciencia nos embriaga a todos. La sangre nos asusta y nos tiñe los sentidos. ¿Dónde está la ambulancia? ¡Una sirena!, “¡todos fuera, dejad paso!”, grito con energía. La policía local. ¿Dónde esta la ambulancia? 20 minutos tarda la ambulancia. Estábamos a 3Km de Sant Pere de Ribes. No importa ahora. Ya están aquí y saben cómo arreglar esto.

Miro con esperanza a los profesionales que se lanzan sobre uno de los cuerpos. No me gusta lo que veo. Llega el helicóptero. No me gusta lo que veo. El paramédico le hace un gesto negativo con sus brazos al piloto. No hay nada que hacer, parece querer decir. Me pesa la cabeza. De mis ojos brotan tristeza y rabia.

El conductor de la furgoneta tiene la mirada perdida. De los ojos del buen hombre brota dolor. Me dice que se le han echado encima. Lo sé. A mi pesar, lo he visto todo. Le abrazo. Se echa a llorar.

Llamo a mi mujer. Le cuento con voz temblorosa. “Te quiero, dale un beso a la niña, nos vemos en un ratito”. La dorada manta térmica nos enmudece a todos ante nuestra impotente mirada. Mientras, el viento que la levanta nos recuerda esos 44 años que se han ido.

Delante de mis narices. En segundos. No he podido hacer nada. Algo ha muerto en mi hoy. Nunca olvidaré. Nunca.

Domingo 6 de Abril. 11:40 de la mañana. Se acabó el día para mí.

Nada más que decir.

Fuente: periódico La Vanguardia.

Permalink Dejar un comentario

Cultura Urbana 08″

abril 12, 2008 at 8:50 pm (Música) (, , , , )

Logo del Cultura Urbana

Hoy he tenido noticia de la existencia de un festival de Hip-Hop en Madrid. Cultura Urbana se llama.

Lo descubrí gracias a que me puse a buscar conciertos del gran Xhelazz en su página oficial. Me topé con que el único que había en Madrid era en este festival, así que me puse a investigar y llegué hasta un cartel que incluye, entre otros todavía por confirmar:

✘ Violadores del Verso.
✘ Nach.
✘ Falsalarma.
✘ Morodo.
✘ Xhelazz.
✘ Shotta.
✘ Arianna Puello.
✘ Dogma Crew.

Junto con:

✘ III Eastpak breakdance battle.
✘ Redbull Batalla de los Gallos.
✘ Cultura Urbana Art Gallery.
✘ IV Ciclo de cine documental de Cultura Urbana.
✘ Zona de Stands.

¿Fechas? 30 y 31 de Mayo. ¿Precio? Who knows… pero el año pasado un día valía 15€ y el bono de dos días, 25€. Aunque me cueste un poco más ahora, creo que tiene muy buen precio.

Estaré atenta a cualquier tipo de información que pueda obtener…

Permalink Dejar un comentario

Next page »