El primer paso

abril 18, 2008 at 4:34 pm (Uncategorized)

Hace unos pocos días di el primer paso para cambiar, ligera o bruscamente, aún no lo sé; mi vida.

Mis padres aborrecen el tema, y entiendo que ya estén hartos de él. Quizás me haya convertido en una paranoica o esté siempre a la defensiva, pero la verdad es que tener una cierta vista para y uso de razón con la gente me hace pasarlo mal. Creo que el valorar tanto la amistad -cosa que nunca me ha sido entregada- y el conocer a gente que no vale una mierda, es como un cóctel molotov para mí.

Ya en primaria las niñas más mandonas me manejaban a su antojo. Cualquier cosa que dijera o hiciera que no les conveniese, me decían lo típico de: ya no soy tu amiga. Y yo, desconsolada, me iba a la esquina más cercana a llorar. Pero el verano de 4º a 5º de Primaria me dio un lapsus y decidí que eso no volvería a pasar. ¿Gilipollas? Tú más.

Me apunté con los chicos a jugar al fútbol en los recreos junto con otras dos chicas, las cuales nunca se juntaban con mi anterior grupo de amigas, ya que estaban ocupadas en eso, en jugar al fútbol. Las cosas me iban mejor en el plan en el que todas y todos me respetaban y no se metían conmigo. En 6º salíamos ya un grupo de chicas y de chicos. Pasamos al Instituto. 1º de ESO y todo cambia. Nos separan, y los grupos de antes se dividen. Me apuntan a mecanografía. Todos los días una hora, lo que me evitaba poder salir los viernes. Una del grupo se enfada conmigo por ir detrás de ella como un perrito faldero y me humilla y requetehumilla para que la pida perdón por algo que ni yo entiendo. Al final se cansa y termina siendo ella la que me pide perdón a mí. Bronca semejante en el segundo trimestre, con igual final. En el tercer y último trimestre, ya finalizándolo, convenzo a mis padres para perder mecanografía y salir una tarde. La gente con la que me iba me dice que no, que no vaya porque me piensan hacer boicot y salir corriendo para yo ir detrás. Poco después, la chica de las broncas, se conecta al MSN. Estaba con otra, una con las que un par de años antes yo jugaba al fútbol. Me espetan un repentino tenemos más amigos que tú, a lo que yo contesté: sí, pero no son de verdad. Bronca al día siguiente en el Instituto para explicarles lo que quise decir. Ni mú, ni mú. Toda la clase se pone en mi contra y me aísla. Nadie me habla.

Segundo curso. La de las broncas me empieza a hablar, pero la que estuvo con ella en el MSN tarda como seis meses en hacerlo. Las cosas cambiaron y me junté con una chica que entró nueva en primero, con la esperanza de encontrar a una buena amiga. Nos fuimos ella y yo con esta última chica y empezamos a salir las tres. Todo fue bien hasta tercero. Estábamos los de la vieja escuela juntos, y podía ir hablando con unos y con otros. Todo estaba bien.

En cuarto curso se quedan la mitad atrás, y únicamente pasamos las tres que salimos juntas. Se añade una nueva en clase, repetidora en tercero y muy listilla.

Nos dicen de ir de excursión a Jaca de fin de curso a esquiar. Muy emocionadas fuimos las cuatro que he nombrado antes. Los cinco días que estuvimos los puedo definir con una única palabra: horribles. A todo esto, la chica que vino nueva a principios de secundaria pasó de parecer una imparcial y una pava, a ser una imbécil que se pasaba muchísimo conmigo después de que yo la apoyase cuando no conocía a nadie en el instituto. Las dos con las que salía y la repetidora se hacen eternas enemigas mías y me hacen la vida imposible sacándole punta a todo lo que digo o hago y mofándose de mí, llegando hasta el punto de permitir que uno de los chicos se escondiera debajo de la cama que estaba enfrente de la mía en la habitación del hotel, justo cuando yo salía de la ducha y me vestía en el cuarto. Incluso doblaban las patas de mi cama plegable, y se ponían enfrente a hacer como que veían fotos en la cámara, para que cuando me sentase y me pegase la hostia; se pudiera grabar y reírse un poco más de mí si cabía.

Todo esto me hizo meditar la decisión de cambiarme de Instituto a probar suerte. El martes eché el papel de reserva de plaza en el IES María Zambrano, un instituto de mucho prestigio aquí. Nadie sabe nada. Se enterarán hacia mediados de Septiembre, cuando vayan a la presentación y no me vean ni físicamente ni en las listas.

Siento el tocho, no creo que nadie se lo lea, y ni si quiera sé por qué lo publico en el blog. Quizás porque me apetece escribir, porque necesito desahogarme o porque quizás sea útil tener algún testimonio amplio de mi situación para, quién sabe, poder demostrárselo a alguien que quizás pudiera rechazar este comportamiento hacia mí… alguien que quizás me tenga algo de estima.

Anuncios

1 comentario

  1. blopuccino said,

    Pues yo si he leído todo eso, me sonaba, porque algunas cosas me las ha contado Rocío, pero tranquila que yo soy de confianza.
    Lo mejor que puedes hacer es eso, ir a otro instituto, cambiar de aires y conocer a a gente nueva, tener una nueva primera impresión, espero que las cosas cambien a mejor.

    Escribir no es malo, es la mejor forma de dar salida a lo que tienes dentro.
    Un beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: